Porque alojarnos en los mejores hoteles del mundo puede ser más barato que lo que pensamos

Hay muchos factores que hacen que unas vacaciones sean perfectas. La compañía, el destino, las actividades que realicemos o todo lo que podamos descubrir.

Pero sin dudas que el hotel en donde nos alojemos pueden cambiar totalmente la experiencia de un viaje, y elegir un hotel de lujo es la mejor opción. La limitación, puede ser cuánto pagamos, cuando podemos pagar o simplemente cuánto dinero estamos dispuestos a desembolsar por alojamiento.

No siempre un hotel de lujo es tan caro como parece, y Experto en Hoteles tiene varios tips que podemos tener en cuenta para pagar menos (a veces mucho menos) por alojarnos en ellos.

Aquí las 10 formas de pagar menos por un hotel de lujo:

 

1.      El destino

Qué elegimos primero: ¿el destino o el hotel? Eso puede influir mucho. Los precios de los hoteles varían notablemente en base al país, la ciudad o inclusive la zona a la que viajemos.

No tiene el mismo precio un hotel de lujo en Croacia que en Italia, o en México que en Colombia, inclusive hay variaciones importantes en los de la misma cadena con la misma calidad de servicio. Investigar antes de elegir el destino, puede ser una buena idea para pagar menos por un excelente hotel.

2.      La temporada

Debemos evitar la temporada alta. Y esto no es solamente esquivar fin de año, las vacaciones de verano o invierno. Debemos tener en cuenta los fines de semana puente de cada país y los días feriados, que pueden hacer que el precio suba considerablemente.

Probar con diferentes fechas es una buena forma de saber cuando tenemos el mejor precio.

3.      Los días opuestos

No es lo mismo un miércoles que un sábado. Muchas veces en un mismo viaje visitamos una gran ciudad y un destino de playa. Ubicar los diferentes destinos en los días adecuados nos puede hacer ahorrar mucho dinero, y es por eso que debemos elegir los días opuestos a los que eligen la mayoría.

En las grandes ciudades, los hoteles suelen ser más caros de lunes a viernes, porque es cuando los viajeros de negocios se alojan y la ocupación sube considerablemente. Para las grandes capitales, siempre es bueno elegir fines de semana.

En los destinos de playa o de ocio, los fines de semana son los días pico y es preferible elegir esos lugares de lunes a viernes.

La clave es acomodar el viaje para esquivar a las masas. Eso además nos ofrecerá una estancia más tranquila.

4.      La búsqueda comparativa

Aunque finalmente no hagamos la reserva. Buscar en sitios comparativos como Booking.com siempre resulta en una buena forma de conocer los precios para fechas específicas.

Los hoteles necesitan estar presentes en este tipo de sitios, porque representan una porción de las ventas, y a veces encontramos promociones muy buenas. Pero no debemos dejarnos engañar por los números coloridos. Buscar, comparar y tomar nota, pero no tomar la decisión.

5.      Directo es mejor

Si sabemos que sitios como Booking.com se quedan con un porcentaje altísimo de comisión (que lo paga el propio hotel) podremos entender por qué los hoteles preferirán siempre que reservemos en forma directa.

Por eso los grandes grupos hoteleros realizan diferentes acciones para que contratemos directo con ellos.

Si vamos a las páginas oficiales de los hoteles, encontraremos diferentes promociones como tercera noche gratis, vouchers para gastar dentro del hotel o posibilidad de un upgrade, un coctel de bienvenida u otros extras, ventajas que no las vemos en intermediarios.

Además, reservando directo tendremos menos riesgo de overbooking, y un trato más personal que a través de un intermediario en caso de un reclamo, consulta o solicitud.

6.      El teléfono

Si ya buscamos en sitios comparativos y visitamos el sitio oficial del hotel, es un buen momento para llamar por teléfono.

Con una simple búsqueda en Google del nombre del hotel encontraremos el número telefónico. Llamar y preguntar por promociones o tarifas, o inclusive comentar sobre una tarifa buena en sitios como Booking, puede llevarnos a una mejora en la oferta.

Además, podremos asegurarnos una buena habitación, posiblemente con una mejor vista o un upgrade simplemente expresánsolo.

7.      Sin cancelación

Ya sea a través de un intermediario o directo, las tarifas que no tienen cancelación son más baratas (usualmente alrededor del 15%).

Si bien corremos el riesgo de perder nuestro dinero si no podemos ir por algún motivo, es una buena forma de asegurarnos un precio más económico por un buen hotel.

8.      La reventa

¿Sabían que podemos revender una habitación que no podemos utilizar? Es la propuesta de algunos sitios, que compran y vender habitaciones ya reservadas que no pueden cancelarse.

Esto nos puede servir además para comprar y encontrar un precio más bajo por una habitación que alguien ya reservó y no puede utilizar por alguna razón.

Sitios como Room Travel o Cancelon se dedican a esto. Para tenerlos en cuenta.

9.      Último momento

¿Qué sucede si el plan es de última hora? Eso puede resultar en un excelente precio mucho menor a la tarifa estándar.

Si bien para vacaciones bien planificadas se recomienda reservar entre 2 y 4 meses de anticipación, a veces el último minuto resulta en una gran oferta.

Hay apps como Hotel Tonight que ofrecen en muchas ciudades del mundo una habitación para esta misma noche a un precio muy bueno.

10.   Programas de puntos

Muchos le damos gran relevancia a los programas de viajeros de las líneas aéreas. Pero los de fidelidad de los hoteles pueden también ser muy beneficiosos y generarnos ventajas.

Además de sumar puntos en los programas de fidelidad con cada alojamiento, también podemos obtener más a través de acuerdos con terceros.

Inclusive, recomendando amigos que vayan a viajar puede darnos puntos, como el programa de Marriott Rewards.

No hay magia. Los hoteles de lujo tienen su precio, pero dedicar un tiempo a investigar y descubrir las diferentes formas de pagar menos por lo mismo que otros pagan más, harán que nuestras vacaciones sean mucho más satisfactorias.

¿Alguna consulta? Pueden contactarme en Instagram, Twitter o Messenger.